Hacer una experiencia con algo – sea una cosa, un ser humano o un dios – significa que algo nos acaece, nos alcanza; que se apodera de nosotros, que nos tumba y nos transforma. Cuando hablamos de “hacer” una experiencia, esto no significa precisamente que seamos nosotros quienes la hacemos acaecer; hacer, significa aquí, sufrir, padecer, tomar lo que nos alcanza receptivamente, aceptar, en la medida en que nos sometemos a ello.

Martín Heidegger, The Nature of Language

Movimiento Auténtico es un abordaje corporal simbólico que posibilita la apertura y expresión creativa de contenidos del inconsciente a través del movimiento y de la función imaginativa de la psique. Conocida como orientación Junguiana en Danza Movimiento Terapia (DMT), esta forma de trabajo facilita el desarrollo de la percepción kinestésica, actitud empática y sentido de presencia corporizada, los cuales son considerados elementos fundamentales en DMT y en toda práctica terapéutica. A menudo la persona descubre el permiso para expresar y apropiarse de impulsos y emociones que conllevan un sentido de identidad más profunda. La posibilidad de experimentar los mismos contribuye a restaurar un sentimiento de autoafirmación, validación que no depende solamente del mundo exterior.

Movimiento Auténtico puede llevarse a cabo tanto individual como grupalmente. En ambos contextos la estructura que posibilita y contiene esta forma de trabajar consiste en la relación entre una persona que se mueve –movedor – y otra que mira – testigo. Dicha relación crea un espacio de confianza y aceptación; el cual favorece una entrega creciente a impulsos que reflejan, tanto aspectos no aceptados de nuestra historia personal, como un potencial aún a ser manifestado.

En tanto práctica creativa o abordaje psicoterapéutico, Movimiento Auténtico nos invita a: recuperar memorias que han sido reprimidas y que permanecen sin embargo impresas somáticamente, descubrir modos de re-habitar el cuerpo y confiar en un saber allí alojado. Contribuye de este modo al pasaje de un cuerpo-psiquismo pasivo-defensivo a un cuerpo-psique receptivo-simbólico-generador de cambios. Al decir de Hugo Mujica, “otro nos habla en el propio sueño, el que aún no somos”