“… cierra los ojos… escucha… y espera el emerger de un impulso”

Este comienzo nos invita a desarrollar una posibilidad distinta a la ya conocida respecto a la experiencia de movimiento; a explorar el pasaje del “yo me muevo” al “ser movida”. Ser movida significa dar espacio a aquella experiencia que no depende de mi voluntad o control. Ser movida, decía Mary Whitehouse es “como descubrir un paisaje a medida que una lo recorre” A partir de la escucha, y no de decirle al cuerpo qué tiene que hacer, el movimiento surge con una cualidad diferente, el individuo experimenta nuevas expresiones, gestos extraños e idiosincrásicos, que posibilitan la apertura y comunicación de formas nuevas, más originales y menos estereotipadas. Como forma creativa, Movimiento Auténtico facilita la conexión con la capacidad de crear inherente a nuestra naturaleza, o al decir de De Nicholas, el emerger de la voz poética; aquella que no parte de lo ya sabido, sino de lo aún por descubrir. Elementos de Movimiento Auténtico pueden utilizarse no solamente en la danza, sino  en las diversas artes como formas de posibilitar la apertura al juego de la imaginación que luego tomará forma y podrá desplegarse en la obra creativa.

“…para que la danza se abra tenemos que permitirnos ser tocados, ser movidos” Mary Whitehouse

Click edit button to change this text.